Signos de falsedad en la inteligencia de alguien

Hello, bienvenidos a PsicoPlanet. ¿Alguna vez has conocido a alguien que pudiera fingir su inteligencia para engañar a todos? Ellos deslumbran a los demás con palabras grandilocuentes e ideas elevadas, convenciendo a todos de su gran capacidad intelectual. Pero al final resulta ser un engaño, dejándote confundido. Estas personas son pseudo-intelectuales, pseudo significa falso y un intelectual es una persona inteligente.

Pero ¿cómo podemos identificar a los pseudo-intelectuales antes de que nos dejemos engañar por su falsa personalidad? Aquí te presentamos cinco señales de que alguien está fingiendo su inteligencia.

Número uno: Uso excesivo y uso incorrecto de vocabulario avanzado.

¿Son como un diccionario andante? Los pseudo-intelectuales tienden a sentir siempre la necesidad de utilizar las palabras más largas y las frases más avanzadas en cada conversación, incluso cuando no es necesario. En lugar de invitarte a almorzar, te invitan a participar en su ritual de sustento a mediodía. Utilizan el lenguaje como una herramienta para intimidar y obtener beneficios personales, por lo que cuando les pides que expliquen, pueden responder con una sonrisa autosatisfecha o un insulto personal.

Peor aún, a menudo utilizan una pronunciación o significado incorrectos para sus frases avanzadas, porque les importa más presumir que realmente entender lo que están diciendo. Por otro lado, las personas con inteligencia genuina valorarán la comunicación clara. Esto significa utilizar vocabulario avanzado solo cuando sea apropiado y estar dispuestos a explicar las cosas cuando los demás no entiendan.

Número dos: Presumir constantemente de su inteligencia.

¿Conoces a alguien que no deja de hablar sobre su propia inteligencia? Su genialidad autoproclamada es la única parte de su identidad personal y no dudan en hacérselo saber a todo el mundo todo el tiempo. Constantemente presumen de sus pasatiempos intelectuales sin razón alguna, se quejan de cómo su alta inteligencia es de alguna manera una maldición o acusan a toda la sociedad de ser ignorante y sin gusto.

Aprovechan cada oportunidad para compararse con los demás y proclamar cómo son mentalmente superiores. Pero las personas con inteligencia genuina no serán así. Están cómodos con sus habilidades mentales y no necesitarán ni querrán perder su tiempo convenciendo a las personas de lo inteligentes que son.

Número tres: Repiten constantemente citas profundas.

¿Hablan constantemente en citas citando a pensadores de alto nivel para cada ocasión? Pueden citar frases profundas de pensadores de alto nivel. Hablan de la familia y citarán a Confucio, hablan de detención en la escuela y citarán a Kafka, y para la música pop citarán a Adorno. Al principio suena muy inteligente, pero al examinarlo más a fondo te darás cuenta de que las citas no aportan valor o ni siquiera son relevantes para la conversación.

TE PUEDE INTERESAR:   ¿Intuición o trauma?: Una pregunta introspectiva.

En última instancia, los pseudo-intelectuales explotarán las credenciales de los pensadores del pasado como una pantalla de humo para parecer conocedores en lugar de tener ideas originales propias. Por otro lado, las personas con inteligencia genuina solo citarán una cita cuando contribuya un valor real a la discusión en lugar de presentar los nombres grandes que ellos conocen.

Número cuatro: Desvían las conversaciones con preguntas intelectuales sin sentido.

¿Pueden mantenerse en el punto de una conversación sin convertirlo en un gran argumento intelectual? No importa lo casual que sea la discusión, un pseudo-intelectual siempre encontrará la manera de secuestrarlo al hacer preguntas provocadoras pero sin sentido.

Realizan preguntas altamente abstractas a las que nadie puede responder o preguntas pedantes para socavar tu posición. Entonces, si dices que tuviste un buen día, pueden responder con «¿Qué significa realmente disfrutar la vida?». Por otro lado, las personas con inteligencia genuina harán preguntas profundas para realizar una contribución significativa, satisfacer su curiosidad y profundizar en el punto principal de la discusión.

Número cinco: Actúan como si lo tuvieran todo resuelto.

¿Siempre hablan de cómo funciona el mundo? Los pseudo-intelectuales a menudo tienen creencias muy rígidas sobre la sociedad, la política, la religión, etc. No están abiertos a una discusión genuina y cuando se enfrentan a una diferencia de opinión simplemente afirman que estás equivocado, insultan tu inteligencia, inflan sus propias credenciales y afirman que su punto de vista es demasiado obvio para explicar. Esto contrasta con las personas con inteligencia genuina que tienen la mente abierta y comprenden que el mundo no tiene respuestas simples.

Deja un comentario