Señales de ser un extrovertido herido, no un introvertido

¿Has notado que tu personalidad ha cambiado con el tiempo? Es posible que no seas la misma persona que eras hace un año en comparación con hoy. Tal vez siempre estabas ocupado y siempre tenías un grupo de amigos diferente, pero con el tiempo tal vez empezaste a disfrutar más del tiempo a solas que de salir con amigos.

Podrías pensar que eres introvertido, pero en realidad podrías ser un extravertido herido que teme volver a exponerse. En este artículo, discutiremos seis señales de que no eres introvertido, sino un extravertido herido.

Número 1: Anhelas la interacción social pero temes ser lastimado

Cuando alguien es introvertido, necesita tiempo a solas para recargar energías después de un evento o tarea. Imagina que es viernes y has tenido una semana caótica y estás agotado(a). ¿Preferirías a) pasar una divertida noche con amigos o b) tener una noche acogedora en casa con tu pijama y Netflix? Si elegiste a), pero has tenido muchas noches en casa últimamente y las has odiado, podrías ser un extravertido herido. Puntuación extra en esta categoría si preferirías llamar a un viejo amigo para salir en lugar de ir a algún lugar para conocer gente nueva. Si elegiste b), es muy probable que seas introvertido.

Número 2: Siempre estás solo pero te sientes agotado por ello

¿Pasas mucho tiempo contigo mismo o en casa, pero te mueres por salir y hacer algo? Cuando un introvertido está con un grupo de personas, está utilizando sus reservas de energía. Necesitan ese tiempo de autocuidado para recargarse. Sin embargo, un extravertido puede ir a almorzar con un amigo pero se aburre al regresar a casa y llama a otro amigo para ir de compras. Si recuerdas que solías comportarte de esta manera pero algo ha cambiado últimamente, es posible que seas un extravertido herido.

Número 3: Te aíslas por diferentes razones

Un introvertido puede preferir estar solo porque disfruta del tiempo a solas. Sin embargo, un extravertido herido puede preferir estar solo no porque disfrute del tiempo a solas, sino porque quiere protegerse y evitar ser lastimado. Esto podría ser debido a traumas pasados y a una falta de confianza en los demás debido a esos traumas.

Número 4: Solías disfrutar y esperar el trabajo en grupo y las colaboraciones

Cuando se trata de la escuela o el trabajo, un introvertido suele ser una persona concentrada en su tarea; no quiere trabajar con otros, solo quiere hacer el trabajo rápidamente. Los extravertidos, por otro lado, suelen pasar tiempo socializando en la cafetería o lugar informal de encuentro. Si recuerdas que solías socializar más en el trabajo o la escuela pero también recuerdas que esas interacciones te llevaron a tener problemas o a algún tipo de drama, podría ser una señal de que eres un extravertido herido.

TE PUEDE INTERESAR:   5 señales de que eres introvertido, no antisocial

Número 5: Solías ser conversador

¿Tienes un problema? ¡Háblalo! ¿Necesitas consejo? ¡Háblalo! ¿Tienes una lista de tareas enorme? ¡Háblalo! No solo a los extravertidos les encanta estar rodeados de personas, sino que les encanta hablar con la gente, especialmente si hay algún desacuerdo o problema que resolver. Esto no solo se aplica a los conflictos, un extravertido suele hablar la mayor parte del tiempo, si no todo el tiempo. También pueden sentirse incómodos con los silencios en las conversaciones. Si esto te describe, es una señal de que no eres introvertido.

Número 6: Eras un extravertido de niño

Cuando piensas en tu infancia, ¿qué ves? ¿Recuerdas momentos en los que jugabas con otros en el exterior, jugabas videojuegos juntos o eras alguien que prefería pasar tiempo a solas? Si eras alguien que siempre quería estar en un grupo o que siempre invitaba a todos a su casa, esto podría ser una señal de que eras y sigues siendo un extravertido, pero algo sucedió que te hizo querer estar solo. Si este punto te resulta familiar, es posible que seas un extravertido herido.

Si te identificaste con alguna de estas señales, es posible que seas un extravertido herido. Si tienes dudas, te recomendamos que consultes con un mentor. Gracias por leer, ¡hasta la próxima!

Deja un comentario