Seis señales de soledad encubierta.

¿Has estado sintiendo la falta de compañía últimamente o te sientes aislado y excluido a pesar de estar rodeado de personas que te importan? ¿Aún te sientes solo y vacío? La soledad no siempre es evidente y a veces puede parecer una debilidad.

Puedes intentar convencerte de que realmente no necesitas a nadie, especialmente si has estado solo por mucho tiempo. Pero todos necesitamos al menos algún tipo de calidez de quienes nos rodean. Si has notado que te has sentido deprimido últimamente, echa un vistazo a estas seis señales para ver si secretamente estás experimentando soledad.

Número uno: Te aburres con frecuencia.

¿Te aburres a menudo, sin nada que hacer y nadie con quien salir? Los seres humanos somos seres sociales, nuestros cerebros están conectados para la conexión social. Necesitamos personas con quienes hablar, divertirnos y pasar tiempo de calidad, personas que nos brinden apoyo emocional y conexión, y que hagan nuestros días más divertidos. Pero si no tienes muchos amigos o no eres cercano con los que tienes, es posible que empieces a sentirte aburrido. Pasas tus días solo, haciendo actividades solo, comiendo solo, simplemente desplazándote por tu teléfono sin rumbo. En este caso, el aburrimiento que sientes podría significar que en realidad te sientes solo.

Número dos: Sientes envidia de otros divirtiéndose.

¿Cómo te sientes cuando ves a un grupo de amigos pasar el rato afuera o cuando ves todas esas fotos en las redes sociales de personas divirtiéndose? ¿Eres indiferente o te sientes un poco envidioso? Si es así, debes saber que eso es totalmente normal si te sientes solo y excluido. Es normal que desees pasar tiempo con otras personas en lugar de estar solo, incluso si no hablan de ello, muchas otras personas sienten lo mismo.

Número tres: Tomas duchas o baños largos.

Esto puede sonar un poco extraño, porque ¿a quién no le gusta una ducha caliente o un baño de burbujas después de un largo día? Pero si una agradable corriente de agua caliente te brinda una comodidad que no puedes encontrar en otro lugar, podría ser una señal de soledad. Un estudio publicado en 2012 en el Journal of Motion encontró que cuanto más solo está una persona, más duchas y baños toman, más caliente es el agua y más tiempo permanecen bajo el agua. Los investigadores creen que el calor físico que sientes con el agua caliente podría ser un sustituto del calor social que te falta. Pero este hallazgo se puede aprovechar en tu beneficio. Cuando no hay amigos cerca, es posible que te sientas un poco mejor con una taza de chocolate caliente.

Número cuatro: No tienes a quién recurrir.

Imagina esto: has tenido un mal día, finalmente llegas a casa, pero tu mente todavía está a mil. Te sientes abrumado y quieres desahogarte. Sacas tu teléfono para llamar o enviar un mensaje a alguien. Pero ¿a quién llamas? Si tienes dificultades para responder, además de sentirte estresado, es posible que también estés solo. La soledad no se trata solo de no tener amigos, se trata de no tener un amigo cercano con quien puedas hablar sobre el trabajo o la escuela o simplemente charlar sobre el clima. Pero también es importante tener a alguien a quien acudir cuando te sientes mal. No tener a alguien así en tu vida puede hacerte sentir solo.

TE PUEDE INTERESAR:   Causas sutiles de trauma que no conocías

Número cinco: Compartes demasiado.

Otra señal de soledad podría ser compartir demasiado. ¿Hablas rápido cuando estás conversando? ¿Hablas en detalle compartiendo muchas cosas personales por las que luego te sientes mal? La razón es simple: si estás solo, probablemente no hables mucho o nada. Te quedas con todos tus pensamientos, ideas y emociones, pero no hay nadie que escuche. Así que cuando finalmente encuentras a alguien con quien conversar, tienes tanto que decir, tanto que recuperar, que simplemente sale de golpe.

Número seis: Compras y acumulas cosas.

Cuando somos pequeños, encontramos consuelo en nuestras mantas y ositos de peluche, nos dan una sensación de seguridad. Pero a medida que crecemos, aprendemos a recurrir a las personas en lugar de a los animales de peluche, eso si no nos sentimos solos. Si estás solo, es posible que te encuentres comprando o acumulando compulsivamente cosas que realmente no necesitas, como ropa, adornos y joyas. Estos objetos pueden convertirse en un sustituto de la compañía que te falta. Sientes que no tienes personas que te hagan feliz, entonces buscas la felicidad en cosas materiales y te apegas emocionalmente a esos objetos. Según un estudio reciente de 2020, la soledad, el acaparamiento y el apego a los objetos están asociados entre sí. Estar apegado a los objetos materiales puede ser un intento de compensar la soledad que sientes.

Si te sientes solo, debes saber que hay algunos pequeños pasos que puedes tomar para tratar de sentirte menos solo. El primero es hablar con alguien y compartir tus sentimientos, puede ser un profesional de la salud mental si no te sientes cómodo abriéndote con alguien más en tu vida. También puedes intentar relacionarte con otras personas, tal vez a través del voluntariado, uniéndote a un club deportivo o inscribiéndote en clases de idiomas o arte. Por último, cuida de tu cuerpo ya que el cuerpo y la mente están conectados. Bebe suficiente agua, toma un poco de sol y haz ejercicio tanto como puedas.

¿Te identificas con alguno de estos puntos? Si es así, déjanos un comentario y comparte este artículo con otros a quienes creas que les podría ayudar. ¡Hasta la próxima amigos y gracias por leer!

Deja un comentario