Descubre tu demonio interior (divertido)

¿Cuántas veces has sentido que tienes un demonio interno que te obstaculiza? Todos tenemos secretos y partes oscuras de nosotros mismos que preferiríamos ocultar. Todos hemos hecho cosas de las que no nos sentimos orgullosos y todos tenemos nuestras propias batallas internas.

Si has tenido que luchar contra la misma batalla una y otra vez o si llevas una carga que no sabes cómo sacudirte, es probablemente porque tienes algunos demonios internos que aún necesitas enfrentar.

Descubre tu demonio interno

Puedes comenzar por descubrir qué demonio interno tienes respondiendo las siguientes afirmaciones. Recuerda tus respuestas y cuenta cuántas veces elegiste a, b, c, d y e.

1. ¿Cuál es tu mayor defecto personal?

a) Mi constante sentido de miedo que me impide disfrutar la vida al máximo.

b) Mi hiperfijación en el pasado que me impide estar presente en el momento.

c) Mi falta de confianza en mí mismo y en mis habilidades que me ha hecho perder muchas oportunidades.

d) Mi temperamento y los rencores que albergan que han arruinado muchas de mis relaciones.

e) Mi perfeccionismo y necesidad de sobresalir que me impiden ser feliz y satisfecho.

2. ¿Qué te resulta más difícil superar?

a) Pensamientos sobre traumas pasados que resurgen.

b) Sentir que he hecho algo mal o haber cometido un error.

c) No obtener cierre después de que algo haya terminado.

d) Ser herido por alguien en quien confiaba, incluso si fue sin intención.

e) Que alguien hable mal de mí a mis espaldas.

3. ¿Cómo te comportas en un proyecto de grupo?

a) Soy el más entusiasta en planificar y prepararme para cualquier eventualidad.

b) Solo espero órdenes porque tengo miedo de hacer algo mal.

c) Pido retroalimentación y aclaraciones a mis compañeros de equipo para asegurarme de que estoy haciendo las cosas bien.

d) Hago todo por mi cuenta porque no confío en los demás.

e) Tomo la iniciativa o soy el primero en dar mi opinión sobre algo.

4. ¿Qué te cuesta más cuando estás a cargo?

a) Ser flexible y pensar rápidamente porque me siento más tranquilo cuando he planeado y preparado todo.

b) Afirmarme y tomar el mando porque no quiero que piensen que soy demasiado autoritario o cuestionen mis habilidades.

c) Confiar en mis propias decisiones porque no quiero cometer errores.

d) Confiar en los demás porque me frustra cuando cometen errores.

e) Aceptar opiniones que contradicen las mías porque no me gusta sentir que estoy equivocado.

5. ¿De qué tienes más miedo?

a) Que algo salga mal y no pueda controlarlo o arreglarlo.

b) Terminar con muchos arrepentimientos en mi vida.

c) Que, incluso cuando me esfuerzo y me expongo, aún fracase y termine humillado.

d) Ser herido por las personas que más me importan y descubrir que nunca sintieron lo mismo.

e) No lograr nada y perder el respeto y la admiración de los demás.

6. ¿Por qué crees que alguien podría enojarse contigo?

a) Porque arruino su estado de ánimo al preocuparme demasiado y estar muy estresado.

b) Porque equivocadamente pienso que están enojados conmigo y leo demasiado en todo lo que dicen y hacen.

c) Porque me menosprecio mucho y digo que no a muchas cosas porque tengo mucho miedo.

d) Porque no puedo dejar las cosas y seguir adelante, prefiero guardar rencor.

e) Porque sienten que siempre me pongo a mí mismo en primer lugar y solo me preocupo por mis propios intereses.

7. ¿Qué es lo más importante para ti?

a) Tener una fuerte sensación de seguridad, estabilidad y control sobre mi vida.

b) Complacer a todos y cumplir todas sus expectativas.

c) Tener éxito en todo lo que me propongo y alcanzar todas mis metas.

d) Ser tratado con confianza, sensibilidad y respeto.

e) Ser reconocido por mi valor y ganar el respeto y la admiración de los demás.

8. ¿Cuál es tu mejor cualidad?

a) Soy alguien que piensa profundamente y está preparado para todo.

b) Soy alguien muy complaciente y siempre dispuesto a poner a los demás primero.

c) Soy humilde, trabajador e independiente.

d) Soy apasionado y de voluntad fuerte.

e) Soy ambicioso, decidido y nunca tengo miedo de expresar mi opinión.

9. ¿Cómo crees que podría mejorar tu vida?

a) Dejar de preocuparme por todo y disfrutar la vida al máximo.

TE PUEDE INTERESAR:   Signos de falsedad en la inteligencia de alguien

b) Dejar de vivir en el pasado y dudar de todo lo que hago.

c) Tener más confianza para ir tras lo que realmente quiero en la vida.

d) Aprender a confiar y perdonar a las personas con más facilidad.

e) Lidiar mejor con el fracaso y dejar de ser tan duro conmigo mismo.

Ahora, suma las veces que elegiste cada letra y descubre tu demonio interno:

Si la letra a es la que más elegiste, tu demonio interno es la ansiedad. La ansiedad puede ser como una carga constante que te arrastra, haciéndote preocupar por cosas que no están bajo tu control o incluso probables que sucedan. Vivir con ansiedad puede sentirse como tener una mente desordenada y volverse difícil enfocarse, relajarse y mantenerse centrado.

Si la letra b es la que más elegiste, tu demonio interno es la culpa. Tener la culpa como tu demonio interno puede ser paralizante, ya que te hará pensar constantemente que has hecho algo mal. Cada movimiento que hagas te parecerá el incorrecto y te quedarás siempre dudando de ti mismo. Las personas atormentadas por la culpa son excesivamente aprensivas, autoconscientes y fácilmente avergonzadas. Les cuesta seguir adelante y se castigan por cada pequeño error que cometen.

Si la letra c es la que más elegiste, tu demonio interno es la duda de sí mismo. La duda de sí mismo es quizás el demonio interno más fácil de caer y ciertamente uno con el que todos nos hemos enfrentado en algún momento de nuestras vidas. Tener mucha duda de sí mismo puede ser perjudicial en todos los aspectos de nuestras vidas, socialmente, personalmente y especialmente académica y profesionalmente. Lo peor es que este tipo de demonio interno a menudo intentará convencerte de que es por tu propio bien, que necesitas ser duro contigo mismo y excesivamente crítico para empujarte a ser mejor. No escuches esas mentiras, tratarte con más compasión y amor propio puede hacerte florecer mucho más que cualquier comentario duro o crítica.

Si la letra d es la que más elegiste, tu demonio interno es la ira. La ira es algo que todos sentimos de vez en cuando y eso no es malo. Sin embargo, si la ira se convierte en un demonio interno, causará mucho daño en tu vida y en tus relaciones. Si no se controla, nuestra ira tiene el poder de cegarnos por completo y enfrentarnos incluso a nuestra familia y amigos más cercanos. Por eso es tan importante que aprendamos a controlar nuestra ira en lugar de dejar que nos controle a nosotros.

Si la letra e es la que más elegiste, tu demonio interno es el orgullo. Las personas con este tipo de demonio interno suelen ser perfeccionistas y ambiciosas, siempre se esfuerzan por hacer más y ser lo mejor posible. Pueden ser excesivamente competitivos y a veces envidiosos del éxito de los demás, pero todo lo que realmente quieren es ser valorados no por lo que han hecho o logrado, sino por quienes son como personas.

¿Estás de acuerdo con tus resultados? ¿Aprendiste algo nuevo sobre ti mismo después de hacer el test? Cualquiera que sea el resultado que obtuviste, es importante que reconozcas el impacto negativo que nuestros demonios internos tienen en nuestras vidas cuando les damos atención y cedemos a sus demandas. Reconocer cuál es tu demonio interno es el primer paso importante para conquistarlo y vivir una vida mejor, más feliz y auténtica.

¡Comparte tus resultados en los comentarios y cuéntanos qué te pareció este cuestionario! Hasta la próxima, PsicoPlaneters.

Deja un comentario