8 toxicidades verbales inadvertidas: el poder destructivo de las palabras sin darnos cuenta.

Un impacto negativo puede producirse en las relaciones cuando se utilizan ciertas expresiones que envenenan la comunicación. Aquí te presentamos ocho frases comunes que debes evitar para mantener una relación sana:

1. Eres demasiado sensible o cálmate

Cuando alguien se abre contigo es importante responder de manera empática y comprensiva. Frases como «cálmate» o «eres demasiado sensible» hacen que la persona se sienta juzgada y no escuchada. Es mejor mostrar interés y comprensión hacia sus sentimientos.

2. Olvídalo o da igual

Expresiones como estas bloquean la comunicación y hacen que la otra persona se sienta insignificante e incomprendida. Es mejor explicar de manera honesta por qué no quieres hablar en ese momento.

3. Estoy harto o no quiero seguir

Estas frases amenazan con terminar la relación y transmiten la idea de que deseas desechar a la otra persona en lugar de resolver los problemas juntos. Es mejor tomar tiempo para calmarse antes de tomar decisiones impulsivas.

4. Seguro que no es tan malo o te olvidarás

Decir este tipo de cosas invalida las emociones de la otra persona y muestra falta de interés. Es mejor mostrar comprensión y empatía, ofreciendo apoyo y tratando de entender sus sentimientos.

5. Eres igual que tu familiar

Esta frase es ofensiva, ya que utiliza información confidencial sobre la familia de la persona para insultarla. Es mejor enfocarse en el comportamiento específico sin generalizar.

6. Estás loco

Cuando alguien te expresa algo que le preocupa, decirle que está loco o que sus preocupaciones no son válidas es una forma de gaslighting. Es mejor tratar de comprender su punto de vista y pedir más detalles si es necesario.

TE PUEDE INTERESAR:   Conquistar a tu amor platónico en línea

7. No decir nada o ignorar

Ignorar a alguien o darle el tratamiento silencioso es una respuesta evasiva que genera rechazo y traición. Es mejor ser sincero y explicar que necesitas tiempo para reflexionar antes de retomar la conversación.

8. Nunca o siempre

Las generalizaciones absolutas, como decir «nunca» o «siempre», ponen a la otra persona a la defensiva y desvalorizan las acciones positivas que ha realizado. Es mejor enfocarse en el comportamiento específico y evitar generalizaciones extremas.

En resumen, es importante ser consciente de cómo nuestras palabras pueden afectar a los demás en una relación. Evitando estas frases tóxicas, podemos fomentar una comunicación más saludable y fortalecer nuestros vínculos emocionales.

Deja un comentario