7 señales de alerta de una enfermedad mental

¡Hola a todos los seguidores de PsicoPlanet! Bienvenidos a otro artículo. ¿Te preocupa alguien que pueda estar sufriendo de una enfermedad mental o tal vez estás preocupado por tu propia salud mental? En la mayoría de los casos, enfermedades mentales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar no aparecen de repente.

A menudo, son familiares, amigos, maestros o las propias personas quienes reconocen que algo no está bien en su forma de pensar, sentir o comportarse antes de que una de estas enfermedades se manifieste por completo. Estar informado sobre los síntomas en desarrollo o las señales de advertencia temprana puede llevar a una intervención que ayude a reducir la gravedad de una enfermedad e incluso es posible retrasar o prevenir por completo una enfermedad mental grave.

Antes de comenzar, es importante aclarar que este artículo tiene fines educativos únicamente y no reemplaza la orientación, el consejo, el tratamiento o el diagnóstico profesional. Recomendamos que busques la ayuda de un proveedor de atención médica calificado o un profesional de la salud mental si tú o alguien que conoces está luchando con problemas de salud mental.

Los 7 signos de advertencia de una enfermedad mental

Número 1: Retirarse socialmente y perder interés en los demás.

¿Conoces a alguien que se haya alejado de la interacción social? ¿Han estado pasando mucho tiempo solos en comparación con antes? El retiro social se define como la falta de relaciones sociales con la familia y los amigos. Puede ser un síntoma de depresión, trastorno de personalidad, trastorno de ansiedad y más. Sin embargo, también puede ser causado por otros factores en la vida de una persona, como la presión familiar o de los compañeros.

Número 2: Una disminución inusual en el rendimiento, especialmente en la escuela o el trabajo.

Las personas que sufren de una enfermedad mental pueden experimentar una caída repentina en sus calificaciones o rendimiento escolar o laboral. Esto puede ser causado por dificultades para concentrarse, falta de autoestima, estado de ánimo bajo, falta de actividades e interés, retiro social, abandono de las actividades recreativas, cambios en el apetito y trastornos del sueño. Estos son síntomas que pueden afectar gravemente la capacidad de alguien para trabajar y podrían ser un signo de enfermedad mental.

Número 3: Problemas con la concentración, la memoria o el pensamiento lógico y el habla.

¿Tienes problemas para concentrarte sin importar cuánto lo intentes? Según un artículo escrito por Rachel Nall y revisado médicamente por la Dra. Alana Bakers, todos dependemos de la concentración para salir adelante en el trabajo o la escuela todos los días. Cuando no puedes concentrarte, no puedes pensar con claridad, enfocarte en una tarea o mantener tu atención. Esto no solo afecta tu desempeño en la escuela o el trabajo, sino también tu toma de decisiones. Algunos síntomas que puedes haber experimentado debido a una mala concentración incluyen incapacidad para recordar cosas que ocurrieron hace poco tiempo, dificultad para estar quieto, dificultad para pensar con claridad, pérdida frecuente de cosas o dificultad para recordar dónde están, incapacidad para tomar decisiones o realizar tareas complicadas.

Número 4: Pérdida de iniciativa o deseo de participar en cualquier actividad.

¿Has perdido el interés en cosas que antes te gustaban? La anhedonia, al igual que la apatía, se refiere a la incapacidad para sentir placer o manifestarse como una reducción del deseo y la motivación para participar en actividades que antes eran placenteras. La insensibilidad resultante de esta condición puede ser abrumadora y aterradora, y podría ser un síntoma de depresión. Otro término para anhedonia es «emotional flatlining». Si quieres saber más al respecto, echa un vistazo a nuestro artículo: «Emotional Flatlining: ¿Qué es?»

TE PUEDE INTERESAR:   Señales de que no eres una mala persona: Tu trauma es el culpable

Número 5: Una sensación vaga de desconexión con uno mismo o con el entorno.

¿Alguna vez has tenido la sensación de que todo lo que conoces, todo a tu alrededor, todo lo que piensas y sientes parece falso? ¿Que en lugar de estar aquí y ahora, te sientes como un observador desconectado que ve pasar tu vida desde un punto de vista distante? Esto también podría ser otro signo de enfermedad mental. De hecho, hay algunos términos para esto: «despersonalización», que es una sensación interna de desconexión con uno mismo; «desrealización», que es una sensación externa de desconexión con el entorno; y «disociación», que es un distanciamiento de la experiencia física y emocional.

Número 6: Creencias inusuales o exageradas sobre poderes personales o pensamiento mágico.

¿Qué es el pensamiento mágico? Puede referirse a la idea de que puedes influir en el resultado de eventos específicos haciendo algo que no tiene relación con las circunstancias. Es bastante común en los niños. ¿Recuerdas aguantar la respiración al pasar por un túnel o no pisar las grietas de la acera para no lastimar la espalda de tu mamá? El pensamiento mágico también puede persistir en la edad adulta. En general, no hay nada de malo en seguir rituales o supersticiones, siempre y cuando no lastimen a nadie ni se hagan de manera excesiva. Sin embargo, el pensamiento mágico incontrolable y excesivo puede ser un síntoma de trastornos de salud mental como el trastorno obsesivo-compulsivo, la esquizofrenia y el trastorno de ansiedad.

Número 7: Cambios rápidos o drásticos en los sentimientos o cambios de humor.

Por supuesto, es normal tener días en los que te sientas triste o días en los que estés muy feliz, siempre y cuando esos cambios de humor no interfieran en tu vida de manera extrema. Sin embargo, si tu comportamiento es impredecible durante varios días o más, puede ser un signo de algo más serio. Puedes pasar de estar gruñón a estar feliz en cuestión de minutos. También puedes experimentar emociones que puedan causar daño en tu vida. Si experimentas cambios severos en el estado de ánimo o cambios de humor que causan interrupciones extremas en tu comportamiento típico, es mejor hablar con tu médico. La terapia profesional o los medicamentos pueden ayudarte a aliviar estos cambios drásticos de humor.

¿Has observado alguno de estos signos en ti mismo o en las personas que te rodean? Si tú o alguien que conoces se identifica con muchos de estos signos, no dudes en buscar la ayuda de un profesional de la salud mental. No estás solo en tus luchas. ¿Encontraste valor en este artículo? Haznos saber en los comentarios a continuación. Gracias por leer y hasta la próxima vez.

Deja un comentario